Una encuesta encuentra fuerte apoyo de los canadienses a los toques de queda para prevenir contagio de COVID-19

REDACCION ST.- Casi dos tercios de los canadienses apoyarían un toque de queda nocturno si fuera necesario para frenar la propagación del COVID-19, aunque no están convencidos de que sea muy efectivo, según  encuesta.

El sesenta y cinco por ciento de los que respondieron a la encuesta de Léger y la Asociación de Estudios Canadienses dijeron que apoyarían toques de queda temporales en sus provincias si lo recomendaran los funcionarios de salud pública.

En Quebec, donde el gobierno impuso un toque de queda de un mes hace 10 días, el 74 por ciento dijo que apoya la medida. Sin embargo, solo el 57 por ciento de los quebequenses encuestados y el 39 por ciento de los encuestados en el resto del país dijeron que creen que los toques de queda son una forma efectiva de reducir la propagación del coronavirus que causa el COVID-19.

La encuesta de 1,516 canadienses se realizó del 15 al 18 de enero.

El vicepresidente ejecutivo de Léger, Christian Bourque, dijo que los resultados sugieren que los canadienses “quieren hacer su parte y apoyarán a sus gobiernos” en los esfuerzos por reducir la propagación del virus. Pero también sugiere que las provincias “necesitan promover estos (toques de queda) si quieren que funcione”.

La encuesta también sugiere que la salud mental de los canadienses ha sufrido a medida que avanza la pandemia. El 21 por ciento calificó su salud mental como mala o muy mala, ocho puntos más desde abril pasado, cuando la primera ola de COVID-19 pasó por Canadá.

El treinta y dos por ciento calificó su salud mental como excelente o muy buena, una caída de 10 puntos desde abril. Otro 45 por ciento describió su salud mental como buena, tres puntos menos que en abril.

Bourque dijo que los expertos en salud mental no consideran que “bueno” sea una calificación particularmente positiva, similar a alguien que dice que se siente bien.

La encuesta sugiere que el 59 por ciento sigue teniendo algo o mucho miedo de contraer COVID-19, prácticamente sin cambios desde abril.

El setenta y uno por ciento de los encuestados dijeron que tienen la intención de vacunarse contra el coronavirus cuando una vacuna esté disponible para ellos.

Hasta ahora, se han aprobado dos vacunas para su uso en Canadá y las provincias han comenzado a inmunizar a los trabajadores de atención médica de primera línea, los trabajadores a domicilio y los residentes de cuidados a largo plazo y algunos otros considerados entre los más vulnerables.

El 47 por ciento de los encuestados dijo que tomará la primera vacuna disponible para ellos, mientras que el 27 por ciento dijo que esperará a que otras vacunas estén disponibles.

Otro 11 por ciento dijo que no tomará ninguna vacuna y el 15 por ciento no sabía lo que haría.

About the Author

Déjenos sus comentarios

*