El costo de la cuarentena obligatoria para refugiados recién llegados será cubierto por el gobierno canadiense

OTTAWA – Los refugiados recién llegados a Canadá tendrán el costo de sus cuarentenas obligatorias en los hoteles y las pruebas de COVID-19 cubiertos por el gobierno federal.

La noticia de que el costo se eliminará de los pagos por los patrocinadores privados se produce pocos días antes de que se establezcan medidas fronterizas más estrictas: a partir del lunes, la mayoría de los viajeros que ingresan a Canadá deben quedarse hasta tres noches en hoteles aprobados por el gobierno mientras esperan los resultados de las pruebas de COVID-19.

Las nuevas reglas están destinadas a proteger contra una mayor propagación del COVID-19 y desalentar los viajes. Es una respuesta a las nuevas variantes más contagiosas del nuevo coronavirus que circulan al mismo tiempo que algunos canadienses ignoran los consejos del gobierno y se dirigen al sur en esta época de invierno.

Por otro lado, miles de refugiados también esperan sus propios vuelos a medida que el ritmo de los esfuerzos de reasentamiento comienza a acelerarse después de que las restricciones relacionadas con la pandemia redujeron severamente ese trabajo el año pasado.

A pesar de que se planeaba reasentar a 30,000 refugiados en Canadá en el 2020, al final, solo llegaron 9,000.

Para patrocinar a una sola persona, los grupos deben recaudar alrededor de $ 13,500 para cubrir el primer año del refugiado en Canadá, aunque a menudo recaudan mucho más para apoyar adecuadamente a los recién llegados, un proceso que puede llevar a los grupos meses, si no años.

El hecho de que los viajeros tengan que pagar de sus propios bolsillos los hoteles y las pruebas de COVID-19 tenía a los patrocinadores preocupados sobre cómo encontrarían el dinero en el último minuto.

Muchos patrocinadores se sintieron consternados el mes pasado cuando se dieron a conocer las nuevas medidas de que no había una separación para los grupos vulnerables, y no fue hasta el mediodía del miércoles pasado, que finalmente se les informó del plan: Ottawa pagará la cuenta de la cuarentena.

El gobierno ya estaba pagando las pruebas de COVID-19 antes de la salida para los refugiados, y también había estado pagando las facturas del hotel para algunos que no tenían espacios seguros para ponerse en cuarentena a su llegada.

Cuando las nuevas medidas comiencen el lunes, los refugiados reasentados no estarán en los mismos hoteles que los canadienses que regresan a casa, quienes deben reservar sus propios lugares para quedarse (de una lista de hoteles aprobados que, hasta el jueves por la tarde, no se habían publicado).

El gobierno y las organizaciones de reasentamiento se encargan de los alojamientos para refugiados, y aunque la cuarentena se gestionará de la misma manera, los recién llegados también tendrán acceso a servicios adicionales, incluidos asesoramiento y traductores.

El gobierno también pagará por la repetición de la prueba COVID-19 ahora requerida 10 días después de la primera.

About the Author

Déjenos sus comentarios

*